KA’DUKWU - SITIO SAGRADO

 

En el territorio arhuaco el ejercicio de gobierno propio tiene como base y sustento los KA´DUKWU que son los centros o espacios de toma de decisiones, centros de aprendizaje, de adquisición de conocimiento, de orientación, curación, sanación física y espiritual.

 

Los KA´DUKWU   que poseen un alto grado de poder, por su originalidad, sacralidad, vigilados y conservados por nuestros mamos arhuacos mayores son, los de   AWINTUKWA, SEYKUMUKE, NUMAKA (Nabusimake, cuenca alta del río Fundación) Y KUNSINKUTA (Seinimin, Cuenca alta del río Guatapurí), que, de acuerdo con la fuerza y poder de los linajes corresponden a cada KADUKWU desarrollar sus funciones.  En cada Ka´duku mayor debe haber una Kankurwa o casa tradicional que posee características especiales de representación de los cerros y es desde allí donde habitualmente opera el mamo.

 

En la actualidad existen Ka´duku importantes como JWIRAINKUTA, SEYKWINKUTA, YUGAKA, SEYNIMIN, TIRUGEKA,   BURIMUKE Y SERANKWA, desde donde se orientan las políticas de defensa de la ley de origen y el orden natural. También hoy tenemos unos Ka´duku   menores, que son centros de reflexión, consulta y análisis de las necesidades y problemas locales de los asentamientos importantes de las zonas, de los cuales podemos enumerar: GUN ARUWUN, ISRWA, MAMINGEKA, SOGROME, YEWRWA entre otros, cada uno de estos sitios sagrados están orientados por los mamos que tiene mucha experiencia y credibilidad por parte de las autoridades y otros mamos. Para la orientación y la solución de los problemas y necesidades de cada localidad hay un orden de dependencia categorizada y coordinada desde los cuatro Ka´duku originales o centrales.

 

Desde las cuatro Kankurwas originales, centros desde donde se debe ejercer el gobierno, se realiza el Tani , los bailes, los cantos como una de las formas mas plenas de curar, eliminar todas las plagas y enfermedades de las plantas; la realización del Tani es la forma más alta o elevada culturalmente de sanar la naturaleza y a la vez está asociado a la producción de alimentos propios, la seguridad alimentaría vista culturalmente comienza con la recuperación y fortalecimiento del Tani y elaboración de olla de barro (esta es para cocinar los productos propios para que no se pierda el valor ritual de los trabajos tradicionales asociados con la comida y porque las personas que la elaboran reciben una preparación tal que no contamina con sus humores los materiales con que es producida la olla y por tanto la comida que será preparada y guardada en ellas)

 

Todo los demás fundamentos no serían posibles, si no hay elementos que favorezcan los conceptos, así como alimentos propicios en utensilios apropiados. De acuerdo con esto, la conservación de los alimentos propios plantea de manera implícita el uso de las ollas de barro (Kayweru) para su preparación, la existencia del árbol especial KUN GEMU y la técnica para la producción del fuego necesario para darle el tratamiento adecuado. Por eso es necesario resaltar la frase: “la vida entra por la boca”…la cultura entra por la puerta de ZAMU KIA.

Los alimentos como eje generador de vida son vitales para la vivencia de la cultura Iku. Los alimentos nativos de especies propias, fortalecen la concentración de la sabiduría, robustecen la sanguinidad arhuaca, potencia la Ley de Origen, reviven los pagamentos y de esta manera se forman nuevos mamos.

 

Torres, Jeremías (Coord.) (2011). Propuesta plan cultural del pueblo arhuaco en la sierra nevada de Santa Marta: Plan de permanencia. Sierra nevada: Manuscrito original.