Nabusimake

NABUSIMAKE

 

A mediados del siglo XVIII, el maestre de campo don José Fernando de Mier y Guerra, bajo su carácter oficial de pacificador (aniquilador) de los chimilas, optó como estrategia de sometimiento el fundar un pueblo en el centro de cada asentamiento de estos aborígenes; fue así como fundó, además de innumerables poblaciones en todo el Valle, a San Sebastián de Rábago, hoy Nabusímake, por considerarlo el centro del hábitat chimila de la Sierra Nevada.

En el siglo XIX hubo en la Sierra Nevada tres agentes de aculturación: las misiones que edificaron capillas y enseñaron la religión católica; los colonos criollos que se establecieron en varias regiones -San Sebastián entre ellas-, y los refugiados políticos, que como prófugos o colonizadores fueron a vivir a esta zona.

 

Nabusímake “tierra donde nace el sol en lengua Iku”, está situado en una región montañosa, donde no existe una variación estacional periódica; la temperatura y el clima dependen de la altura sobre el nivel del mar y las condiciones de vientos y lluvias. La vegetación varía de acuerdo con los vientos y las lluvias y va desde las variadas y exuberantes plantas de las tierras bajas, hasta las secas estepas de los paramos. Se encuentra en el departamento del Cesar, al noroeste de la cabecera municipal, de la cual dista 84 kilómetros por carretera. Es el principal poblado de los indígenas arhuacos que habitan en la vertiente sur oriental de la Sierra Nevada de Santa Marta y se convierte en la capital espiritual y cultural del pueblo indígena arhuaco.

 

Llegar hasta allí no es difícil, pero hay que ir preparado mental y físicamente para enfrentarse a una carretera abrupta y recorrer un trayecto de 25 kilómetros escabrosos y emocionantes. Por esta razón es recomendable solicitar el debido permiso a las autoridades arhuacas e ir solo en los vehículos de la vía, que son guiados por expertos y hábiles conductores, que son fáciles de contratar en el municipio de Pueblo Bello (muñumeina).  Una vez en Nabusímake debe presentarse ante las autoridades y surtir su compromiso con la madre naturaleza y el dejar el sitio como lo encontró, recuerde que la aventura del camino es compensada con la paz que se desprende del silencio de las montañas, con el encuentro con la naturaleza desnuda; es receptar la fuerza del sol y disfrutar de destellos de la luna; es la armonía con la madre naturaleza; es sentir la fuerza de una raza; es llegar a la nación arhuaca.

 

En Nabusímake por el choque cultural y especialmente el religioso – católico se conmemoran las siguientes fiestas, las cuales son fechas especiales para algunos habitantes en este lugar: el 20 de enero día de San Sebastián, el 24 de junio día de San Juan Bautista y el 15 de agosto, las Tres Ave María de agosto.